960 años  INVERSIÓN DEL POLOMAGNÉTICO: Siete desplazamientos de las placas tectónicas. (creacionismo histórico nº 11) por El perro de Cervantes

960 años INVERSIÓN DEL POLOMAGNÉTICO: Siete desplazamientos de las placas tectónicas. (creacionismo histórico nº 11) por El perro de Cervantes

Titulo del libro : 960 años INVERSIÓN DEL POLOMAGNÉTICO: Siete desplazamientos de las placas tectónicas. (creacionismo histórico nº 11)
Autor : El perro de Cervantes

Obtenga el libro de 960 años INVERSIÓN DEL POLOMAGNÉTICO: Siete desplazamientos de las placas tectónicas. (creacionismo histórico nº 11) de El perro de Cervantes en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

El perro de Cervantes con 960 años INVERSIÓN DEL POLOMAGNÉTICO: Siete desplazamientos de las placas tectónicas. (creacionismo histórico nº 11)

La tierra implosiona desde su núcleo cuando se produce la inversión del polo magnético cada 960 años. el flujo piroclástico repentino y catastrófico es el responsable padre de: la división de los continentes, los plegamientos cordilleranos, las extinciones en masa, las capas geológicas, las corrientes migratorias de los hijos de Noé, las extinciones en masa y la correcta explicación a ciudades históricas y bíblicas, hundidas en los mares poco profundos, en los actuales desiertos de arena del planeta y en las selvas semi exploradas del orbe. Quien tenía que explicarte esto es el puto pastor (teologo dos milenario) pero este hace dos mil años, extravió en la plaza el primero en los dias de Peleg, que tiene simplemente relatado en la Biblia, en Gen. 10:25. Por consiguiente se perdió, los siguientes cuatro que se sucedieron ¨religiosamente¨ cada ves que el Dios del Cielo inclinó los cielos hacia abajo, al descender. Plegamientos que conocían los Incas, los aztecas, los chinos, los atlantes y anda a saber cuantos mas, menos el puto pastor. Se sucedieron cinco y faltan dos, cuando el séptimo inclinó los cielos de Dios, ¨hienda¨ la tierra por última vez, esta se saldrá de su órbita y se prenderá fuego como un vulgar cometa. ¡Se lo que digo! ¡No soy ningún puto pastor!

Libros Relacionados